Comer, comer y comer

Volver al índice

  • Leer la transripción

    • – Buenos días, queridos oyentes. Hoy nos toca hablar de algo que nos produce placer… y es que, aunque hay que comer por necesidad, normalmente, la comida también es un placer…
      – Ya se me está haciendo la boca agua
      – Pues…¡prepárate y aguanta! Porque hoy vamos a hablar de algunas expresiones que usamos a la hora de comentar nuestras experiencias gastronómicas.
      – Por si te interesa, que sepas que anoche cené en un restaurante que tiene una estrella Michelín.
      – ¿Ah sí?, eso sí que es tener nivel. Seguro que todo estaba de muerte.
      – No te lo puedes ni imaginar. Estaba todo para chuparse los dedos. Sobre todo, el marisco, me pegué un atracón
      – O sea, que te pusiste morado de marisco.
      – Pues sí, comí una barbaridad. Y tú, ¿qué cenaste?
      – Yo no cené.
      – ¿Y eso?
      – Es que ayer comí algo que me sentó como un tiro. Me pasé toda la tarde en el váter y con el estómago encogido. Lo peor es que mi marido me había preparado una cena espectacular, y yo, con diarrea. Se pasó toda la mañana poniéndome los dientes largos, para luego conformarme con lo rico que olía. Me quedé con la miel en los labios.
      – Bueno, seguro que tu marido te guardó algo en un tupper.
      – ¡Qué va! ¡Se lo zampó todo! Es un glotón.
      – Vamos, que se puso gocho.  
      – ¡Cómo lo sabes!. Bueno, tú le conoces, es de buen comer.
      – Sí, sí. Aquél día que me invitaste a cenar éramos cuatro, pero hizo cena para ocho.
      – Pues sí, así es él. Yo a veces se lo reprocho pero siempre dice “más vale que sobre que no que falte”. Eso sí, yo le dejo, porque cuando cocina él está todo de rechupete.
      – Ya veo, ya. Vamos, que en tu casa es imposible quedarse con hambre.
      –  Sí, la verdad es que nos ponemos las botas. Todos los fines de semana organizamos alguna comilona. Y siempre pasa lo mismo: aunque estemos llenos, seguimos comiendo, por gula.
      – Pues sí, comer cuando no tienes hambre es gula.
       
      Bueno, vamos a repasar las expresiones que hemos visto.

      Comer coloquialmente se puede decir zampar. Beber, trincar o pimplar.
      Si la comida está rica, está de muerte, de rechupete o para chuparse los dedos.

      Cuando comemos en exceso, decimos que nos ponemos las botas, nos ponemos morados, gochos o incluso, hasta las trancas. Lo mismo significa pegarse un atracón. En cambio, si no comemos lo suficiente, nos quedamos con hambre.

      Si estamos deseando algo y no lo conseguimos, nos quedamos con los dientes largos, o con la miel en los labios. Y si se nos hace la boca agua es porque vemos u oímos hablar de algo muy rico y apetitoso.

      Comer algo rico cuando uno no tiene hambre es comer por gula. La persona que come demasiado se llama glotona, y es negativo. En cambio, decir que alguien es de buen comer es positivo, da buen rollo.

      Bueno, seguro que después de oír todo esto os ha entrado un hambre de caballo. Así que vamos a zamparnos todos una paella. ¡Que aproveche!

  • 1. Relaciona el principio de cada expresión con su final:
  • quedarse
    por gula
    ponerse
    la boca agua
    pegarse
    con la miel en los labios
    hacerse
    las botas
    comer
    un atracón
    estar
    para chuparse los dedos

    Para poder corregir los ejercicios, entra en el Portal con tu nombre y contraseña

  • 2. Relaciona cada modismo con su significado:
  • se me ponen los dientes largos
    como mucho, y esto es bueno
    me he puesto hasta las trancas
    me duele el estómago por culpa de este plato
    se me hace la boca agua
    esto me produce envidia
    me he quedado con la miel en los labios
    como demasiado, y es un problema
    he comido por gula
    estoy viendo un plato de comida delicioso
    soy de buen comer
    he comido demasiado
    soy un glotón
    este plato es riquísimo
    esto está de muerte
    no he podido disfrutar de algo muy bueno
    esto me ha sentado como un tiro
    he comido aunque no tenía nada de hambre

    Para poder corregir los ejercicios, entra en el Portal con tu nombre y contraseña

  • 3. Escoge la opción adecuada:
  • – ¿Has desayunado ya?
    – Sí, me he un bocata.

    – ¡Mira lo que te estoy preparando!
    – Ostras, nada más verlo, .

    – Pero ¿cómo puedes comer tanto? Esto no es nada sano, eres .
    – Esto no es nada comparado con el que me pegué anoche. Estaba todo buenísimo, carne, pescado, marisco, vamos, de . Lo único malo era el postre, que me sentó como .
    – Eres impresionante, tío. Anda, coge otro trozo de tortilla, que te vas a quedar .

    Para poder corregir los ejercicios, entra en el Portal con tu nombre y contraseña