Sobre España en español



Вернуться к оглавлению

La drogadicción en España: algunos datos

Algo de historia...
En España se empieza a hablar de drogodependencia a principios de los años 70, cuando se introduce la heroína. Era una época de fuerte crisis económica, social y política en España, había mucho paro y se cambió de régimen político (de la dictadura de Franco a la democracia). El consumo de heroína empezó a aumentar cada vez más, sobre todo en las clases sociales más desfavorecidas. Los robos para comprar droga también aumentaron mucho y se creó una gran alarma social. Como era un tema nuevo, había mucha ignorancia sobre cuáles eran las causas de la drogodependencia. Las madres que tenían hijos drogodependientes empezaron a unirse para buscar ayudas, y esto favoreció que a finales de los años 70 se empezaran a crear los primeros centros especializados de tratamiento, con médicos. Y a mediados de los años 80 se creó un plan a nivel nacional para luchar contra las drogas: el Plan Nacional sobre Drogas del Ministerio de Sanidad.  Hasta nuestros días se han ido creando distintos planes para prevenir y tratar la drogodependencia.

Como había mucho desconocimiento sobre la drogodependencia, al principio las personas drogodependientes eran consideradas delincuentes, por los numerosos atracos en la calle y en las farmacias para conseguir la droga. Posteriormente se pensó que tenían una enfermedad en el cerebro que les hacía consumir, por lo que no eran libres para decidir. Finalmente, se llegó a la conclusión de que era fundamental tener en cuenta las carencias que han tenido en su aprendizaje y que les han impedido desarrollar las habilidades que antes mencionamos. Esto implica que, aunque sea difícil, la persona puede y debe luchar para superar estas dificultades, con la ayuda adecuada.

¿Cuál es la situación del consumo de drogas en España en la actualidad?
El consumo de drogas es mayor entre la gente joven, entre los 15 y los 34 años, salvo en el caso de los hipnosedantes (que se consumen más a partir de los 35 años).

Las drogas legales, tabaco y alcohol, son las más consumidas, sobre todo el alcohol. En España el alcohol ha estado siempre presente en las celebraciones: en las bodas, la Nochevieja, y demás fiestas, siempre se brinda con alcohol (generalmente cava). Las bebidas alcohólicas más consumidas habitualmente son la cerveza y el vino, del que hay una gran tradición de cultivo en España.

En la actualidad, la gente joven, menor de 30 años, más que beber a diario suele concentrar el consumo de alcohol los fines de semana, muchas veces en grandes cantidades y de alta graduación. El problema mayor es en los adolescentes. Desde hace años se ha creado un fenómeno, “el botellón”, que consiste en reunirse en parques o plazas para beber todo lo posible. Hay chicos y chicas que no tienen otra forma de divertirse. La gente que vive por las zonas donde suele hacerse el botellón se ha quejado muchísimo por la cantidad de ruido y suciedad que generan. Todo esto ha creado bastante debate en la sociedad, y se han tomado medidas para intentar que no ocurra. Pero, por desgracia, parece que ha pesado más el ruido y la suciedad que el problema de consumo, y las medidas han ido dirigidas a poner policía en las zonas donde se consumía. Y en algunas ciudades se permite hacer botellón en las afueras para que así no se moleste a los vecinos.

En relación al tabaco, en los últimos años ha ido aumentando la percepción de sus efectos negativos sobre la salud, y se ha incrementado el número de personas que dejan de fumar. Pero todavía su consumo sigue siendo elevado, sobre todo entre las mujeres. Desde el año 2011 está prohibido fumar en todos los locales públicos (bares, centros de trabajo, etc.) y en los alrededores de determinados lugares (hospitales, colegios).

En cuanto a las drogas ilegales, el cannabis es la sustancia más consumida. Es habitual ver a jóvenes fumando un “porro” por la calle como si fuera tabaco. De hecho, mucha gente tiene la idea de que es mucho mejor que el tabaco, que es más natural, que incluso es bueno para respirar o abrir el apetito, y se sabe muy poco en realidad sobre los daños a largo plazo. Cada vez es más frecuente que lleguen adolescentes y jóvenes a los centros de tratamiento de drogodependencias muy enganchados y con problemas mentales graves (trastornos psicóticos) que han surgido o se han potenciado por el consumo.

Después del cannabis, la sustancia más consumida es la cocaína, sobre todo por hombres de entre 25 y 34 años. El dato más preocupante es que España es el país europeo en el que más se consume cocaína, y el tercero a nivel mundial (después de Argentina y Chile). Hay que tener en cuenta que la situación geográfica de España, entre África y Europa, con muchas zonas costeras, facilita el tráfico de drogas.

Entre los adolescentes son más frecuentes las llamadas “drogas de diseño”, como el éxtasis y sus múltiples variantes. Se consumen habitualmente en discotecas y en macrofiestas (las llamadas “rave”). En los años 90 se pusieron muy de moda las discotecas de la zona del levante, de la Comunidad Valenciana. Era la llamada “ruta del bacalao”, por el tipo de música que se llevaba entonces. Consistía en que la gente partía de Madrid y pasaba toda la noche de discoteca en discoteca en la ruta hacia Valencia. En la actualidad no hace falta irse tan lejos. Aunque se intenta que haya controles, en las discotecas se puede conseguir cualquier droga con gran facilidad, y a precio cada vez más barato.

Cada vez están surgiendo drogas nuevas, sintetizadas en los laboratorios y con efectos y tratamiento aún desconocidos. Periódicamente se producen muertes de jóvenes por este motivo.

¿Qué dicen las leyes españolas sobre la drogodependencia?

  • La edad legal para comprar las drogas legales (alcohol y tabaco) son los 18 años. Hace años se permitía a los 16.
  • El consumo de drogas no se considera un delito según el Código Penal español. Lo que sí se considera  delito es el tráfico de drogas (su comercialización) y conducir bajo los efectos de las drogas.
  • El consumo de drogas en lugares o establecimientos públicos y su tenencia (aunque no sea para venderla) se consideran una infracción grave según la Ley sobre Protección de la Seguridad Ciudadana, y tienen una sanción económica (aunque no son delitos según el Código Penal). Es decir, según la ley no se puede beber alcohol en la calle ni consumir otras drogas (salvo tabaco).
  • Las personas drogodependientes pueden realizar un tratamiento gratuito para dejar las drogas. Para ello existen centros especializados con profesionales de la medicina, la psicología y el trabajo social. La persona está un tiempo ingresada en un hospital para limpiar su cuerpo de las drogas y después realiza una  terapia para aprender a vivir sin ellas. Todo esto lo regula la Ley 5/2002, de 27 de junio, sobre Drogodependencias y otros Trastornos Adictivos.

 

PARA PROFUNDIZAR: ENLACES DE INTERÉS

Autor/a Marta Serrano Lebón

Escuchar la entrevista