¿Compadecer puede ser malo?

Palabras con secretos



Volver al índice

¿Compadecer puede ser malo?

La compasión, la capacidad de compartir el sufrimiento y el dolor de otra persona es, desde luego, un valor universal. Sin embargo, cuando compadecemos a alguien, hacemos patentes sus debilidades. Por eso la compasión puede ser rechazada por muchos españoles, especialmente, chicos:

No me compadezcas, no necesito tu compasión

La expresión Te compadezco suena algo distante (aunque depende totalmente del tono). Así

¿¿¿Estás saliendo con ese maltratador??? Te compadezco

no suena como palabras de una amiga, sino más bien proviene de una sabia observadora que prevé unas consecuencias desastrosas.

Tampoco usamos el verbo compadecer para consolar a los niños. Si un niño se ha hecho daño nunca le diremos "te compadezco", sino algo así:

¡Pobrecito!
Ven, cariño, ven que te doy un beso
¡Ay, ay, ay, cuánto sufre! / ¡Cuánto le quiero yo!

Los diccionarios dan pocos sinónimos para compadecer, y es por algo. Las expresiones dar pena y dar lástima en segunda persona suenan humillante, con menosprecio:

Me das pena = Me das lástima = Eres patético, no vales para nada

Estas expresiones se suelen dirigir a personas que, para nosotros, están muy equivocadas

Eres un puto egoísta. Me das pena = Sé que tu egoísmo te va a destruir un día, sé que estás muy equivocado siendo tan egoísta

En cambio, hablando de la situación en general sí se pueden usar:

Me da mucha pena que te hayan despedido

Entonces, ¿cómo podemos mostrar una verdadera compasión? La mejor manera es esta:

Lo siento mucho / Cuánto lo siento

También podemos solidarizarnos enfadándonos y despotricando

Jo, qué faena / qué putada
Menudos cabrones

Autor/a Irene